martes, 12 de octubre de 2010

POSTMODERNIDAD

las luces de la ciudad
nos besábamos
antes de ser absurdos
como cadáveres o suvenires, 
perros cagaban en la vereda
y los basureros corrían a toda velocidad. 
quizás lo único que queda  
vivo y húmedo como una memoria.    

desde que no existen las cartas de amor
de extensas caligrafías, cansadas, 
desde que los discos están en el aire
y no ocupan espacio

el olvido es rápido y fácil. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario